¿La escuela mata la creatividad?